Diagnóstico por imagen, análisis clínicos y urgencias hospitalarias son los servicios más demandados

En la época en la que nos encontramos, las preocupaciones de los ciudadanos por el cuidado de su salud son cada vez mayores. De hecho, los asegurados de MAPFRE utilizan como mínimo una vez al año los servicios de su seguro de salud, y prácticamente la mitad de los clientes realiza al menos una prueba de diagnóstico por imagen.

Las pruebas más utilizadas como paso previo a una consulta clínica son las radiografías, ecografías, resonancias y TAC, utilizadas por cerca del 40% de pacientes. De éstas, las más consultadas son las ecografías y radiografías, empleadas por cerca de 400.000 pacientes.

Asimismo, el 36% de las personas que tienen contratado el seguro de salud realizan análisis clínicos y más del 30% ha utilizado los servicios de urgencia hospitalaria. Son datos de un estudio realizado por MAPFRE sobre su propia cartera de seguros de salud, formada por más de 860.000 clientes.

Por especialidades médicas, odontoestomatología, obstetricia y ginecología son las más utilizadas por los pacientes. En 2019, un 24% de asegurados utilizaron servicios de odontoestomatología y cerca del 42% de las mujeres acudieron al ginecólogo en alguna ocasión, además, el 48% de los menores de 14 años realizaron consultas de pediatría.

Por otra parte, del 11% de los asegurados realiza sesiones de fisioterapia, rehabilitación u osteopatía, con una media de 17 sesiones por paciente al año entre las 3 especialidades. Otras especialidades médicas utilizadas por los pacientes son las correspondientes a dermatología, oftalmología y medicina general.

Contar con un seguro de salud hoy en día es de gran importancia. Las ventajas que éste ofrece son amplias, como la flexibilidad de horarios, la posibilidad de elegir el profesional o centro al que acudir. Pero, además, teniendo en cuanta la situación actual, la digitalización que ha incorporado este tipo de seguros proporciona una mayor rapidez y facilidad de acceso al cliente. En general, eficacia y personalización son características de este tipo de seguros que podrían estar detrás del crecimiento en la contratación.

Los centros médicos de MAPFRE han continuado su actividad en todo momento, atendiendo, durante los primeros meses de confinamiento de forma presencial cerca de 2.300 urgencias y realizando 26.500 servicios de consulta telefónica.

MAPFRE, que es líder en el seguro de reembolso, ha apostado de forma decidida por el negocio de salud, poniendo en el mercado productos que permiten al cliente contratar aquellas coberturas que realmente necesita. La compañía obtuvo en 2019 un volumen de primas de más de 577 millones de euros, con un crecimiento del 5% frente al año anterior.

 

Más noticias relacionadas: