Alberto Matellán

Economista jefe de MAPFRE Inversión

 

¿Más inflación? ¿Menos libertad monetaria? ¿Cada vez más empresas con problemas? Se avecinan cambios. De hecho, esas expectativas de inflación, y en respuesta a la primera cuestión, ya están cambiando y están provocando repuntes en las rentabilidades de los bonos. Alberto Matellán, economista jefe de MAPFRE Inversión, explica, en una entrevista con Radio Intereconomía, que esto ya es una realidad y que, ante este nuevo contexto, el inversor particular debería “aprender e informarse mucho sobre el sistema económico que nos deparará en los próximos años porque puede modificar nuestros objetivos de inversión”.

«La economía es un sistema de personas que toman decisiones y controlar esto de forma mecánica es imposible”

El experto explica que hay que diferenciar entre inflación monetaria y el propio IPC que es el que preocupa al consumidor. “La primera ya la tenemos y hay cada vez más agentes que consideran que la segunda va a llegar”. Para Matellán, un ajuste de inflación que, en buena parte va a obedecer a un tema técnico al haberse situado en mínimos el año pasado, supone una normalización y es hasta sano, puesto que tiene que ir acorde a una mejora de esas expectativas de crecimiento. Y recuerda que todavía nos movemos en cifras cercanas a los mínimos históricos. “La gran cantidad de dinero que se está imprimiendo lleva a pensar que esto generará inflación. En EEUU, el movimiento se ha notado más. Las cifras son todavía muy controlables, muy cerca todavía de mínimos históricos”. “Lo grave es que fueran esas expectativas para arriba de golpe, lo que provocaría que las valoraciones de algunos activos, como las acciones, bajaran, y tendría un fuerte impacto sobre los estados más endeudados. No obstante, todavía estamos lejos de ese escenario”, añade.

En su opinión, los bancos centrales quizá están cometiendo un error, precisamente en eso. “Los bancos centrales son pragmáticos y hacen lo que pueden: velan por la estabilidad del sistema tanto financiero como económico, lo que evita que haya multitud de quiebras. Pero cometen un error importante: asumen que el sistema económico y, en concreto, la inflación es algo mecánico, lo cual es falso. La economía es un sistema de personas que toman decisiones y controlar esto de forma mecánica es imposible”.