La tendencia no ha cambiado en las últimas semanas y los inversores siguen celebrando, aunque con prudencia, las buenas previsiones sobre la economía mundial. Ahora, esperan que los resultados empresariales confirmen esta buena racha. “El contexto macro es muy positivo, principalmente en EEUU, y esto se debería trasladar a los resultados. Estos resultados del primer trimestre quizá sean prematuros, pero debería empezar a dar señales y esperamos que nos den una guía de futuro positiva”, señala Alberto Matellán, economista jefe de MAPFRE Inversión.

En el plano macroeconómico, el índice de confianza inversora alemán, ZEW, ha salido algo por debajo de lo esperado por el mercado. No obstante, según señala el experto, sigue en niveles muy elevados, “tan elevados que hay que remontarse hasta finales de los 90 para ver cotas similares”. Tampoco las dudas recientes sobre algunas vacunas, según Matellán, pueden provocar un cambio de percepción. “Los agentes económicos se han acostumbrado a lidiar en estos escenarios y, además, los gobiernos han demostrado que responden con lo que haga falta”, añade.

En este contexto, se abre el debate sobre si puede haber sobrevaloración en algunos índices, que siguen en zona de máximos. Matellán no lo ve así: “¿Es caro o barato pagar 20 veces el beneficio de una compañía? Depende. Las bolsas no están caras. Se ha fabricado tanto dinero en los últimos meses que el propio dinero vale menos y, por ello, se paga más por una acción”. El economista ve, además, una derivada positiva de todo esto. Y es que, “si este dinero se traslada a la economía acabará llegando a las empresas en forma de mayores beneficios”.

En línea con esa inyección masiva de dinero, diferentes líderes de los bancos centrales han comparecido o van a comparecer estos días. En opinión de Matellán, no deberían dar novedades dado que no ha ocurrido nada en las últimas semanas que haya provocado ningún cambio de tendencia. Dicho eso, asegura que “deben hilar muy fino para no asustar a los inversores en un sentido u otro, en un contexto de incrementos muy fuertes de crecimientos y también de inflación”.

Por último, y como suele ser habitual, Matellán ofrece sus recomendaciones a los inversores. En el caso de los profesionales, no se ha producido ningún cambio de estrategia porque no ha habido ningún factor que lo haya provocado. Pero, en el caso de los particulares, el economista recuerda lo importante que es ahorrar en contextos macroeconómicos complicados (las expectativas mejoran, pero venimos de fuertes caídas con importantes efectos sobre el empleo).