Ramón Larramendi en una imagen de archivo de 2005
Valora este artículo