El presidente de MAPFRE expone en Santander la apuesta por la digitalización de la compañía.

“La digitalización está provocando transformaciones en múltiples ámbitos de la industria aseguradora. Pero todos ellos se pueden resumir en uno solo: el papel central que las nuevas tecnologías conceden al consumidor en sus relaciones con las compañías que le prestan servicios”.

Así ha comenzado su intervención el presidente de MAPFRE, Antonio Huertas, en el encuentro que organiza en Santander la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), dentro de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Su exposición ha incluido un análisis de los aspectos que el empoderamiento del cliente ha modificado: procesos, nuevos modelos de negocio y cambios de la realidad en la que operan las compañías aseguradoras.

Antonio Huertas ha incidido en cómo dichas transformaciones están variando elementos esenciales del negocio asegurador. “Están surgiendo riesgos que hasta hace poco no existían; riesgos que sí existían están evolucionando y cobrando una nueva dimensión, mientras que otros riesgos están teniendo un impacto mucho menor”, resumió.

El presidente de MAPFRE ha asegurado que la digitalización puede suponer una baza para el empleo con oportunidades para los múltiples actores que conforman un “sector primordial” para las economías modernas. De igual forma, se generarán a su juicio nuevas formas de organización empresarial: menos jerárquicas, más horizontales y mucho más conectadas.

Con respecto a MAPFRE, ha aportado ejemplos de las líneas de trabajo en las que está inmersa la compañía para diseñar soluciones aseguradoras, automatizar procesos, ampliar la distribución del seguro y optimizar las fortalezas del Grupo. En resumen, para enfrentarse al reto de convertirse en uno de los grandes players digitales del seguro mundial, porque –ha concluido- “las personas nunca renunciarán a protegerse de lo inesperado”.