MAPFRE AM compró el 25% del capital de La Financière Responsable (LFR) a finales de 2017, una gestora francesa especializada en inversiones con criterios ESG (mediambientales, sociales y de gobernanza) desde 2008. Aunque MAPFRE ya incluyó la RSC, que ha evolucionado a lo que se conoce hoy como sostenibilidad e Inversión Socialmente Responsable (ISR), en sus estatutos fundacionales de 1964, la compra de LFR le valió para contar con una estrategia propia y para empezar a aplicar los criterios ESG a los nuevos productos que ha sacado la gestora desde entonces, así como al resto de la gama de fondos y al balance del grupo.

Eduardo Ripollés, director de negocio institucional de MAPFRE AM, expuso, durante una mesa redonda celebrada por Rankia sobre las gestoras francesas con negocio en España, uno de los fondos que se lanzó con motivo de esta alianza con LFR: el MAPFRE AM Capital Responsable. “Cuando nos acercamos a LFR fue porque queríamos entrar en ISR (Inversión Socialmente Responsable) de una forma distinta, no queríamos contar sólo con fuentes externas y ellos tienen una metodología propia”, señaló Ripollés.

MAPFRE AM Capital Responsable es un fondo mixto, en el que el 75% corresponde a renta fija global, tanto corporativa como gubernamental, y el 25% restante, a renta variable europea. El equipo de MAPFRE se ocupa de la parte de renta fija, dada su experiencia en la gestión de un balance conservador, con un gran peso en este segmento, y el equipo de LFR se ocupa de la parte de renta variable. Aunque este fondo está centrado en la temática medioambiental, es decir, en la “E”, también lanzaron conjuntamente a finales de 2019 un fondo social, el MAPFRE AM Inclusion Responsable, que apuesta por empresas que inciden en la inclusión laboral de personas con discapacidad, un formato novedoso en Europa.

Ripollés explicó que para aplicar esta metodología propia para la selección final de los valores que formarán parte de la cartera se parte de un cuestionario con 140 variables y un universo de 650 valores cotizados en mercados europeos. “Este cuestionario, que incluye información pública y privada, se lo mandamos a los directores de relaciones con inversores, a los directores financieros y a los responsables de RRHH (esto último en el caso del Inclusión Responsable). A partir de las respuestas aplicamos ya un filtro, es decir, realizamos una primera exclusión y comenzamos con el análisis macro y el financiero siempre compartiendo los puntos de vista en el comité de inversión que tenemos con LFR”, añade el director de negocio institucional de MAPFRE AM.

No obstante, MAPFRE AM no renuncia a las fuentes externas. Se utilizan tanto las de Morningstar como las de MSCI con el fin de que “sirvan para validar lo que hacemos internamente, como si fuera una especie de auditoría”, explica Ripollés.

El directivo concluyó su exposición asegurando que “la ISR es tremendamente rentable”. Y una muestra de ello es que este fondo, que también se encuentra en formato de plan de pensiones, ya ha entrado en positivo en el año y le saca 5 puntos a su índice de referencia.