España se suma al objetivo europeo de reducir al 50% la cifra de fallecidos y heridos graves durante el próximo decenio