Suplantación de identidad, una amenaza que también afecta a las startups