Las compañías que contraten este plan para sus empleados no tendrán que preocuparse de nada, ya que los profesionales de la aseguradora adaptan el ahorro al ciclo vital de cada cliente

MAPFRE lanza una solución innovadora y puntera en el mercado para los planes de pensiones de empleo de promoción conjunta, que permite a las empresas gestionar el capital ahorrado para la jubilación de sus empleados con la mayor eficacia y sin complicaciones.

La aseguradora es consciente del incremento de la preocupación de la población en nuestro país por mantener la estabilidad económica cuando llega la jubilación. Además, los instrumentos de ahorro que ofrecen las empresas a sus empleados para ese momento toman fuerza tras las últimas reformas fiscales, que amplían los límites de aportación de las compañías a favor de sus trabajadores a través de un plan de pensiones de empleo o plan de pensiones de promoción conjunta.

El nuevo Plan de Empleo de Promoción Conjunta MAPFRE Tu Futuro tiene como objetivo ayudar a las empresas a gestionar este ahorro, optimizando las posibilidades de rentabilidad de los partícipes trabajadores. La solución de ciclo de vida se ajusta desde el momento de la apertura del plan, estableciendo para cada trabajador un porcentaje máximo de exposición a la renta variable que responde a su edad, de acuerdo con los criterios de inversión de MAPFRE.

A través de las distintas aportaciones, la gestora realizará una distribución de los derechos consolidados, dotando de una mayor inversión en renta variable cuanto más lejos está la jubilación y reduciendo su exposición, aumentando la de renta fija, a medida que se acerca a su edad de retiro.

En MAPFRE ponemos a disposición de nuestros clientes empresa de cualquier tamaño a los mejores profesionales del sector, que se ocupan de tomar en cada momento las decisiones más adecuadas, pensando siempre en la mejor manera de rentabilizar el ahorro,” declara Ángel Crespo, subdirector de desarrollo de negocio de MAPFRE VIDA. “Con esta solución ni la empresa ni su empleado tienen que preocuparse de nada, ya que en todo momento nos ocupamos de adaptar el ahorro al ciclo vital de cada participe,” añade.

Ahorrar a través de un producto de este tipo tiene una serie de ventajas, como poder aportar hasta un máximo de 10.000€ anuales de forma conjunta entre las aportaciones del partícipe y las contribuciones empresariales. Tras la reforma aplicada en 2021, el límite a la aportación individual es de 2.000€.

Además, la imputación fiscal de la aportación de la empresa a favor del trabajador no genera ingreso a cuenta, por lo que no existe coste fiscal en el IRPF del empleado.

Otra de sus ventajas es que los planes de empleo tienen unos gastos internos muy reducidos en comparación con los gastos que, de media, tienen los planes de pensiones individuales, siendo un factor determinante en cuanto a la rentabilidad final del partícipe. Asimismo, permiten movilizaciones de entrada sin coste desde otros planes de pensiones individuales o de empleo.

Noticias relacionadas

MAPFRE mejora su seguro multirriesgo para pymes