Supone un sistema pionero de flexibilidad, con una bolsa de horas trimestrales de trabajo en remoto voluntario, que facilitará la conciliación y permite a la compañía ganar agilidad y eficiencia.

El próximo 1 de octubre MAPFRE pone en marcha su Modelo híbrido de trabajo en remoto en España, que establece nuevos mecanismos de flexibilidad para avanzar hacia un modelo de organización más flexible, que permita a la compañía ganar en agilidad y eficiencia.

Este nuevo modelo establece una bolsa de horas (que con la jornada anual actual serían 125 horas) trimestrales de trabajo en remoto, que el empleado podrá utilizar con carácter voluntario. Esta bolsa se podrá disfrutar por horas o por días completos, a elección del empleado, sin que se puedan acumular o trasladar entre trimestres.

Si el trabajo en remoto se disfruta por horas, la “ventana de presencia” del horario flexible no podrá verse afectada. Para facilitar aún más la flexibilidad se podrá realizar una pausa durante la jornada diaria (adicional a la pausa de comida), para que el empleado pueda conectarte desde su domicilio antes del inicio o una vez finalizada la ventana de presencia.

Si el trabajo en remoto se disfruta por días, se podrá trabajar en remoto un máximo de 2 días completos a la semana hasta agotar el máximo de 125 horas del trimestre correspondiente.

Los días de trabajo en remoto se podrán realizar en una segunda residencia siempre y cuando el empleado pueda hacer su trabajo de acuerdo con lo establecido en el modelo (conectividad adecuada y cumplimiento de las medidas de prevención de riesgos laborales) y que, en caso de ser requerido por necesidades del negocio, pueda estar presente en su centro de trabajo en un plazo máximo de ocho horas.

El nuevo Modelo híbrido de trabajo en remoto, que cada empleado consensuará con su responsable garantizando siempre las necesidades del servicio, supone un sistema pionero de flexibilidad, al permitir al empleado organizar su jornada laboral según las necesidades que pueda tener en cada momento.