• El grupo cuenta con cuatro certificados que garantizan el funcionamiento y recuperación de las operaciones críticas del negocio frente a una crisis
  • La capacidad de resiliencia de la organización se ha demostrado desde el inicio del COVID-19

MAPFRE INVERSIÓN, MAPFRE AM Y MAPFRE VIDA PENSIONES obtienen el Certificado del Sistema de Gestión de la Continuidad del Negocio, según la Norma UNE-EN ISO 22301, que otorga AENOR.

Esta nueva certificación acredita que estas áreas de MAPFRE, dedicadas a la gestión de activos, aplican un sistema de gestión de continuidad de negocio que les prepara para que, frente a un incidente, puedan recuperar su operativa en un tiempo previamente establecido y consigan minimizar el impacto de esos acontecimientos adversos.

Esta capacidad de reacción se ha puesto de manifiesto con la gestión de la crisis provocada por el COVID-19, no sólo en el ámbito de estas áreas de negocio de MAPFRE INVERSIÓN, sino en la respuesta de todo el GRUPO. Tras más de seis semanas en las que más de 30.000 empleados de la compañía en todo el mundo han mantenido el servicio a los clientes trabajando desde casa, MAPFRE inició el mes pasado un nuevo periodo de normalidad transitoria, durante el cual parte de nuestro personal regresará de manera gradual a las instalaciones en las próximas semanas y meses, mientras que el resto seguirá trabajando en remoto.

Esta certificación se une a las obtenidas en años anteriores por diversas Áreas de MAPFRE ESPAÑA, MAPFRE RE y MAPFRE GLOBAL RISKS que han convertido a MAPFRE en la aseguradora de referencia en España en este campo. Miguel Ángel Segura, director general de MAPFRE INVERSIÓN, y Álvaro

Anguita, Consejero delegado de MAPFRE AM, fueron los directivos que recibieron el reconocimiento por parte de Manuel Romero, Director de Desarrollo de Negocio de AENOR.

Al acto de entrega asistieron también Guillermo Llorente, Director Corporativo de Seguridad de MAPFRE, y Jacinto Muñoz, Director de GRC y Resiliencia de MAPFRE.

Entre sus ventajas, un sistema de gestión certificado proporciona un marco para incrementar la capacidad de resiliencia de la organización ante cualquier situación de crisis, posibilitando el dar una respuesta eficaz, que salvaguarde los intereses de sus principales partes interesadas, así como sus principales procesos y actividades críticas.  Todo ello contribuye a reforzar la solidez, solvencia y confianza que los clientes y stakeholders depositan diariamente en MAPFRE.