La compañía, que ha puesto recientemente en marcha su Plan de Transparencia Activa, acoge la IX edición de estas jornadas

MAPFRE ha acogido las IX Jornadas “El valor de la transparencia como compromiso social”, que han servido como punto de encuentro de grandes instituciones distinguidas por su compromiso en materia de trasparencia. Durante este encuentro se abordó cómo las buenas prácticas en este ámbito impactan en la credibilidad y la reputación de las empresas, y cómo contribuyen a generar una sociedad más responsable.

En la jornada intervino María Luisa Gordillo, subdirectora general de Coordinación Contable de MAPFRE, que lidera el grupo de trabajo transversal del Plan de Transparencia Activa, un proyecto que tiene como objetivo que la transparencia sea un activo reconocible de la compañía. “Hemos trazado un plan de acción para, en los próximos tres años, conseguir que MAPFRE sea también un referente en materia de transparencia entendiéndola como uno de los principales activos del Grupo”, afirmó. A su vez, profundizó en la importancia de la transparencia como herramienta para generar confianza, creando un compromiso bidireccional entre la empresa y sus clientes.

Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Informativa de España, desarrolló en su discurso la transparencia como impulso de la democracia y la lucha contra la corrupción. “La transparencia posibilita un cierto control de los poderes públicos por parte de la sociedad civil, y, por tanto, una herramienta fundamental de lucha contra la corrupción”, comentó. Por su parte, Miguel Martínez Cuadrado, presidente de OCU, subrayó la importancia de los consumidores en el plano comunitario. “Hoy en día los ciudadanos son mucho más activos en todos los ámbitos. Esto nos permite mirar al futuro de una manera más eficiente”, finalizó.

Javier García de la Vega, director de Comunicación de la CEOE, puso de manifiesto los esfuerzos de la sociedad civil en el ámbito de la transparencia. “Estamos dando pasos de gigante en el entorno de la transparencia, aunque todavía queda mucho camino por hacer. Para las instituciones es un elemento clave para generar credibilidad”, dijo.

Clara Bazán, directora de Responsabilidad Social de MAPFRE, clausuró las jornadas comentando la necesidad para el desarrollo de la sociedad de una transparencia veraz y contextualizada para favorecer la confianza entre las partes. “El valor de la transparencia como compromiso social depende de todos. Sector público, sector privado, tercer sector y la propia ciudadanía tenemos la oportunidad y la necesidad de contribuir a ella. Se tiene que trabajar la cultura de la transparencia y adaptar los procesos internos para favorecer su desarrollo”, concluyó.

Para MAPFRE una empresa transparente es aquella que traslada su gestión de manera clara y comprensible para todos los agentes con los que se relaciona, de forma que ellos puedan valorar la empresa de una manera más objetiva. Recuperar la confianza perdida durante la crisis global pasa por ser más transparentes y desarrollar buenas prácticas en relación con los diferentes stakeholders.