Alberto Matellán

Economista Jefe de MAPFRE Inversión

 

Ha vuelto la euforia a los mercados con subidas de vértigo en los principales índices mundiales. Todos los medios coinciden en un mismo argumento que ha provocado este cambio de tendencia: la victoria de Biden en EEUU y los avances con la vacuna. Pero Alberto Matellán, economista jefe de MAPFRE Inversión, quiere ir más allá. En una entrevista con A Media Sesión, de Radio Intereconomía, reconoce que “el fondo de mercado ha cambiado mucho, así como los fundamentales”. Pero, en su opinión, este nuevo sentimiento no lo ha producido la vacuna en sí, sino que “esta noticia recuerda a los inversores que existe un mundo después del Covid”. “Dentro de un par de años se habrá olvidado (el Covid) o habremos aprendido a convivir con él como hacemos con otras enfermedades”, añade.

Junto a la vacuna, la victoria demócrata ha sido recogida de forma positiva por la mayor parte de la comunidad internacional. “Las elecciones tienen un efecto positivo en sí mismas porque reducen la incertidumbre y cuando estos eventos pasan llega la calma”, explica Matellán. Pero, además, el hecho de que haya división en las cámaras, principalmente en el senado, también el experto lo ve positivo, “porque provocará que no vayan a salir adelante propuestas extremas en materia económica que puedan ser perjudiciales”.

Estos movimientos en las bolsas han provocado cierta rotación del dinero, puesto que ha salido de los valores que mejor se habían comportado en el año hacia otros que podrían estar a precio de saldo. “Este año, los inversores se han centrado en los valores que más se beneficiaban de una situación de pandemia, así que cuando vuelve cierta normalización se produce un equilibrio”, señala Matellán, que espera que esta tendencia se mantenga. No obstante, alerta sobre la inversión en valores a precios de saldo porque “si están cotizando a esos precios por algo será, y a veces el mercado se equivoca y esto genera oportunidades, pero otras veces no”.

Entre los sectores en los que más dinero está entrando se encuentra el bancario, que había sido especialmente castigado durante los últimos meses. Matellán explica que se ha reducido la expectativa de impagos al producirse a la vez una mejora de las perspectivas económicas. A esto se suma la mejora de expectativas en materia de tipos de interés, lo cual afecta de forma directa al negocio. Sin embargo, en opinión del economista, “eso no quita para que los bancos no tengan que reinventarse y cambiar su modelo de arriba abajo”.

En este contexto, el inversor puede tener la tentación de querer sacar tajada de este rally bursátil de cualquier forma. Pero Matellán recuerda que el inversor debe preguntarse por qué invierte y, en su opinión, apostar o jugar no debería ser una respuesta adecuada. “Debe ser importante que sea una decisión coherente con dormir tranquilo y con sus prioridades personales, invertir no debería ser un fin sino un medio para otras cosas, como la jubilación, la educación de tus hijos, etcétera”, concluye.