El G-7 y la recesión global