Ismael García Puente

Selector de fondos y gestor de activos

 

El optimismo sigue presente en los mercados. En todo caso, en algunos momentos, como ocurrió la semana pasada, los inversores se han tomado un descanso y se han producido recogidas de beneficios. Ismael García Puente, selector de fondos y gestor de activos de MAPFRE Gestión Patrimonial (MGP), explica, en una entrevista con Radio Intereconomía, tres factores que justifican este optimismo. Por un lado, los datos macroeconómicos están siendo relativamente positivos, con excepciones como la del PMI compuesto de la eurozona, que sigue por debajo de los 50 puntos; también la liquidez sigue siendo abundante y se prevé que los bancos centrales sigan aplicando esa política monetaria ultralaxa; y, por último, también se justifica según valoraciones. En este sentido, aunque algunos sectores tienen valoraciones altas, hay otros que agrupan a las compañías más golpeadas por la crisis y que son las que  mejores previsiones de beneficios tienen para los próximos 12 meses. Es lógica, por tanto, la rotación que vemos en el mercado.

En este entorno, MGP reconoce que está aplicando “un giro de las carteras hacia activos cíclicos”. Y en renta fija, sin embargo, recomienda adoptar un enfoque más flexible. “La situación es comprometida, no tenemos una clara visión con lo que está pasando con los tipos a nivel global”, añade el selector de fondos.

En el plano de la política monetaria, precisamente China alertó sobre que las políticas de estímulos económicos por parte de la Fed y del BCE podrían generar burbujas muy peligrosas. Esto provocó cierta corrección en algunos mercados. El experto de MGP considera que lo que realmente puede preocupar a los economistas chinos es que  “las políticas de la Fed o del BCE hagan mantener sus divisas débiles frente al Yuan y que, a la larga, provoquen un repunte de inflación en Estados Unidos que tenga como consecuencia una salida de flujos de China como ya ocurrió en agosto de 2015”

En España, los datos de paro no fueron muy esperanzadores, puesto que se han superado los 4 millones de desempleos por los estragos de la tercera ola de la pandemia. García Puente quiere sacar una lectura positiva de estos datos, si se atiende a la temporalidad. “Esta (la temporalidad) puede ser en este caso una ventaja si conseguimos que gran parte de esos empleados vuelvan a sus puestos de trabajo cuando se recupere la actividad, tal y como ha ocurrido en Estados Unidos”. El problema, según apunta, es el paro estructural. Se apoya, en este sentido, en las previsiones de MAPFRE Economics: el servicio de Estudios de MAPFRE espera una tasa del 16% y podría aumentar si se produce una mayor destrucción de las pymes de las esperadas y se sigue deteriorando la confianza de los empresarios.

Tampoco las previsiones sobre el PIB español son muy halagüeñas, como adelantó la Airef. MAPFRE Economics espera una contracción del 5,3% en el primer trimestre frente al primer trimestre del año pasado. Sin embargo, sus estimaciones para el conjunto del año siguen siendo positivas, con un repunte superior al 6% dada la aceleración que se producirá tanto en el tercer como el cuarto trimestre “cuando el proceso de vacunación haya tomado ya velocidad de crucero”.