La inversión socialmente responsable, es decir, aquella que se realiza con criterios ASG (Ambientales, Sociales y Gobierno Corporativo) está cada vez más de moda. Pero según Eduardo Ripollés, director de negocio institucional de MAPFRE AM, esta estrategia hay que aterrizarla al inversor. “El inversor privado está pidiendo soluciones ASG y tienen que estar disponibles lo antes posible”, ha señalado esta mañana durante el acto “Implicaciones del sector asegurador español en la inversión sostenible”, celebrado esta mañana en Madrid y organizado por Spainsif y AFI.

Ripollés (MAPFRE AM): “El inversor privado está pidiendo soluciones ASG y tienen que estar disponibles lo antes posible”

En este sentido, MAPFRE cuenta actualmente con varios productos. La compañía anunció recientemente el lanzamiento, junto a la boutique de gestión de activos gala La Financière Responsable (LFR), del MAPFRE Inclusión Responsable, un fondo de inversión cuyo objetivo es invertir en empresas que promueven la inclusión de personas con discapacidad. Es el primer activo que se lanza en el mundo con estas características. Además de este producto, que por ahora se comercializa sólo en Francia, MAPFRE ha lanzado dos fondos más que cumplen con criterios ASG. En 2017, lanzó el Good Governance Fund, un fondo de inversión que combina la inversión en valor y el buen gobierno corporativo.

«El inversor español es conservador por defecto»

Pero, como ha indicado Ripollés en una mesa redonda en la que también han participado Víctor Daniel González, Director General de Cajamar Vida, Luis de la Fuente, del grupo seguros RGA, y Pedro del Pozo, de Unespa, “el inversor español es conservador por defecto, y lo que se está ofreciendo al mercado son productos de renta variable. Hay que abrir el abanico para ofrecer productos de renta fija y mixtos para los inversores conservadores”. MAPFRE cuenta precisamente con el fondo Capital Responsable, un fondo mixto que lanzó hace poco más de un año y que invierte en acciones y títulos de renta fija de compañías europeas seleccionadas basándose en sus cualidades ASG.

MAPFRE se incorporó como miembro de Spainsif en mayo de este año. Se trata de una organización sin ánimo de lucro que es un punto de referencia para todas las entidades financieras en materia de inversión sostenible y responsable en España. No obstante, la compañía ya incorporó en sus Estatutos hace más de 54 años la Responsabilidad Social Corporativa que ha ido evolucionado hasta lo que hoy se conoce como Sostenibilidad. Ripollés concluye que “ha llegado el momento de aplicar toda esta experiencia en nuestros vehículos de inversión”.